Dificil es proteger algo si no sabemos lo que es.

 

Un buen ejemplo de esto es la torre del telégrafo óptico situada junto a la carretera nacional I, a la altura de Bujedo.

 

Espero que con mi aportación, el mensaje de este viejo télégrafo llegue a las siguientes generaciones.